La contemplación viva -Claudio Rodríguez-

Estos ojos seguros,
Ojos nunca traidores,
Esta mirada provechosa que hace
Pura la vida, aquí en febrero
Con misteriosa cercanía. Pasa
Esta mujer, y se me encara, y yo tengo el secreto,
No el placer, de su vida,
A través de la más
Arriesgada y entera
Aventura: la contemplación viva.

Y veo su mirada
Que transfigura; y no sé, no sabe ella,
Y la ignorancia es nuestro apetito.
Bien veo que es morena,
Baja, floja de carnes,
Pero ahora no da tiempo
A fijar el color, la dimensión,
Ni siguiera la edad de la mirada,
Más sí la intensidad de este momento.
Y la fertilidad de lo que huye
Y lo que me destruye:
Este pasar, este mirar
En esta calle de Ávila con luz de mediodía
Entre gris y cobriza,
Hace crecer mi libertad, mi rebeldía,
Mi gratitud.

Claudio Rodríguez, Don de ebriedad y otros poemas. Marenostrum, 2005
Selección Pepa Torras Virgili

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.