La llama

La vieja llama no se apaga.
Las tormentas, las
Impiedades, todo
Lo que renuncia no
Le impiden temblar como un cuerpo deseado.
Insiste en el fracaso del mal, aunque
Sangres sin límites mancharon
El corazón primero, el que
Cambiaba días cada furia.
La llama está escrita y no perdida.
Frecuenta tierras imprecisas
Que va haciendo.

Juan Gelman, Valer la pena, Visor de poesía, 2008
Selección Pepa Torras Virgili

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.